Los abuelos traen magia

ABUELO.png

Mi abuelo es de esas personas que abren los ojos a las 5:30 am y enseguida se peina el bigote para prepararse un café muy cargado. Le gustan las plantas como a mí, hace karate por las tardes y su cuarto huele a canela.

Cuando yo era pequeñito, me gustaba ver las fotografías viejas y amarillas del álbum que guardaba en el último cajón. Todavía recuerdo la  escena donde jugaba con mi mamá y sus hermanos en un muelle, rodeados de árboles y agua. Mi foto favorita de la tarde perfecta. Siempre soñé con estar ahí.

Más de una vez he pensado que la mayor pasión de mi abuelito es barrer el patio por que después de su café, barre el patio. A las 10 am… barre el patio, a las 4pm… barre el patio. A todas horas barre el patio, aunque llueva y aunque sea verano.

A veces barre tan fuerte que no puedo escuchar el canto de los canarios.

Hace poco descubrí que había hecho un agujero en el suelo, parecía no importarle por que siguió la rutina… pero el agujero fue creciendo con el paso del tiempo. Anoche lo llenó de agua.

¿Tenemos un lago en casa?

Ilustración y texto: Marco Enciso (¡sígueme aquí!)


¡Qué increíble que es coincidir! 

Bienvenidos a 2017, uno de mis 12 deseos para este año es no tener tan abandonado el blog, tengo muchas historias que contar, la primera de mi abuelito Marcos, no imagino la vida sin él, es mi mano derecha, mi guía y alguna vez también fue mi maestro de karate.

¿Cómo es la magia de sus abuelos?

Gracias por leer y compartir.

bosquii.png

Anuncios

Reflexiones sobre un lobo bordador

lobo-bordador

Muchas veces me preguntan el nombre de mis personajes, algunos tienen y otros no.
Un día, en una venta de ilustración organizada por la revista PICNIC, una persona cuestionó el nombre y la intención de cada uno de mis dibujos hasta llegar a Juan Manuel, mi lobo bordador.

Se acomodó los anteojos  y tomó la ilustración con sus dos pequeñas manos, la contempló por mucho tiempo, dio un suspiro extraño y preguntó: «¿Qué hace un lobo bordando un bosque? eso es demasiado tierno para alguien de su especie.»

Juan Manuel es un lobo normal, duerme seis horas diarias y  al despertar toma jugo fresco, utiliza anteojos como cualquier ser vivo con la vista deteriorada, colecciona libretas y le gusta leer libros de botánica.

Prefiere dibujar con hilos por las noches y cuando es luna llena, escribe al reverso de alguna piedra y la arroja al bosque para pedir un deseo en lugar de correr y perderse desenfrenadamente como sus hermanos mayores. Nunca estuvo de acuerdo con las tradiciones familiares y no le gusta salir de cacería, pero eso no impide que sea un lobo único y normal.

El sujeto parecía realmente desconcertado, no entendía cómo es que Juan Manuel prefería bordar y tomar té en lugar de hacer lo que los lobos hacen.

A final de cuentas, decidió comprar mi ilustración y lo último que escuché fue: «Vaya que los lobos tienen mala fama, pero esto no me lo esperaba.»


Ilustración: Marco Enciso (¡sígueme aquí!)


“Romper con estereotipos nos transforma en una sociedad más inclusiva y tolerante”  

Me encanta saber que Juan Manuel no es el único en su especie, a mí también me gusta bordar pero no soy tan bueno. Recientemente encontré una iniciativa chilena que justo habla de esto, romper con prejuicios de actividades que se han asociado erróneamente con lo femenino:

  ♥ Hombres Tejedores ♥

3-2

Papel o Tijeras

tumblr_obkhedwois1tlez4co1_540

Me gusta hacer recortes diarios, papeles al azar, servilletas, hojas, telas. Cortar sin un motivo aparente y tal vez sin sentido.

El día que fui mayor y dejé de usar tijeras con punta redonda, fue el día más estresante e importante de mi vida. 16 de Octubre, el momento había llegado, crecí. Y por obvias razones debía hacer una elección que me marcaría por siempre: elegir tijeras.

A simple vista parece una actividad común que cualquiera podría realizar y a menudo veo que las personas eligen sus “tijeras de vida” de una manera tan fácil, como si fuera cualquier cosa.

Me sudaban las manos y casi pierdo la voz pero tuve que hacerlo. Al llegar a la venta anual de tijeras, caminé 16 metros de la entrada hacia el fondo, llegué al aparador de madera que había llamado mi atención y pedí muy amablemente al empleado número 3, el de ojos pequeños y lentes que me mostrara las tijeras que venían en un empaque azul (mi favorito).

Todavía nervioso y sin pensarlo mucho, pagué el total con diecinueve centavos de sobra, tomé el paquete, corrí muy lejos, subí la montaña y en un lugar seguro, abrí la caja cuidadosamente.

Mis tijeras naranjas estaban allí…y desde ese momento me siento poderoso.

 Texto: Marco Enciso
Ilustración: Ania Fernández (Likkiløw)


Estoy muuuy feliz por la primer entrada oficial del blog, me gusta imaginar historias y dibujarlas pero también disfruto mucho trabajar en equipo y colaborar.

Conocí el trabajo de Ania en las calles de la CDMX, sin saber que estudiábamos en la misma escuela, encontré una calcomanía pegada en algún lugar y la comencé a seguir, inmediatamente la ternura de sus dibujos y sus delicadas líneas me enamoraron por completo.
Admiro a muchas personas por su talento y su interior, Ania es una de ellas, estoy seguro que sus dibujos lograrán transmitirles lo mismo que a mí me transmiten.
¡Mil gracias Likkiløw!

¡Sigue a Likkiløw aquí!      y también aquí

Hola.

Soy Marco Enciso.

Nací en un bosque no tan lejano a la ciudad donde actualmente vivo, de pequeño recolectaba hojas y las separaba por su forma y color.

Soy un niño de 21 años que sigue separando hojas, me gusta dibujar y leer cuentos infantiles, tengo una libreta pequeña que yo mismo encuaderné donde escribo diminutas historias que esperan algún día ser ilustradas.

Gracias por estar aquí.

invitemos a leer